Logotipo Granalastic

Todo lo que debes saber antes de elegir tu canapé de cama

Elegir un canapé de cama adecuado es una decisión crucial que impacta tanto la funcionalidad como la estética de nuestro dormitorio. Este elemento no solo sirve como base para el colchón, sino que también ofrece un valioso espacio de almacenamiento. En Granalastic contamos con un amplio catálogo de canapés de entre los cuales puedes seleccionar según su estética y características, las cuales destacamos.

 

Tipos de Canapés

Canapé abatible: Este modelo es muy popular debido a su capacidad de almacenamiento. El somier se levanta mediante un sistema de pistones hidráulicos, revelando un amplio espacio debajo. Es ideal para guardar ropa de cama, zapatos, o cualquier otro objeto que no necesites tener a la vista.

Canapé con cajones: A diferencia del abatible, este tipo de canapé tiene cajones en los laterales. Aunque el espacio de almacenamiento puede ser más limitado, permite un acceso más sencillo a los objetos almacenados sin tener que levantar todo el colchón.

Canapé fijo: Este modelo no ofrece espacio de almacenamiento adicional, pero proporciona una estructura robusta y estable para el colchón. Es una opción excelente para aquellos que no necesitan espacio extra y prefieren una cama más sencilla y clásica.

Canapés tapizados

 

Materiales de los que se componen los canapés

Madera: La madera maciza es una opción tradicional que aporta calidez y robustez. Los canapés de madera suelen ser más pesados y caros, pero su durabilidad justifica la inversión.

Metal: Los canapés de metal son ligeros y generalmente más económicos. Son ideales para estilos de decoración modernos e industriales, y ofrecen una gran resistencia y estabilidad.

Tapizados: Estos canapés están recubiertos con tela o cuero sintético, lo que añade un toque de elegancia y permite una mayor personalización en términos de color y textura. Sin embargo, requieren más cuidado para mantenerlos en buen estado.

Canapé Granada

Tipos de canapé según su tamaño

El tamaño del canapé debe ajustarse perfectamente al colchón y al espacio disponible en la habitación. Los tamaños estándar incluyen:

Individual (90×190 cm): Ideal para habitaciones de niños o para personas que duermen solas.

Doble (135×190 cm): Un tamaño adecuado para habitaciones más pequeñas o para parejas que prefieren dormir más juntos.

Queen (150×200 cm): Ofrece un espacio cómodo para dos personas, siendo una de las opciones más populares.

King (180×200 cm): Proporciona el máximo espacio y comodidad, ideal para habitaciones grandes y para quienes buscan la mayor amplitud posible.

 

Funcionalidades adicionales de los canapés de cama

Además del almacenamiento, algunos canapés ofrecen características adicionales que pueden mejorar la funcionalidad y el confort, como pueden ser los sistemas de elevación, los cabeceros integrados o sistemas de iluminación LED.

Sistema de Elevación: Algunos modelos incluyen un mecanismo que permite ajustar la altura de la cama, lo cual puede ser beneficioso para personas con problemas de movilidad.

Cabeceros Integrados: Algunos canapés vienen con cabeceros incorporados, lo que añade un elemento decorativo y práctico, proporcionando soporte al sentarse en la cama.

Iluminación LED: En modelos más modernos, se puede encontrar iluminación LED incorporada, que añade un toque de sofisticación y funcionalidad, facilitando la visibilidad en el almacenamiento.

Canapé Pandora

 

Consideraciones Ergonométricas y de Salud

El canapé también debe cumplir con ciertos criterios ergonómicos y de salud para garantizar un buen descanso, las cuales mencionamos a continuación:

Ventilación: Es fundamental que el canapé permita una adecuada ventilación del colchón para evitar la acumulación de humedad y la proliferación de ácaros y bacterias.

Altura Adecuada: La altura del canapé debe ser tal que al sentarse en la cama, los pies toquen el suelo de manera cómoda. Esto facilita el movimiento y reduce el esfuerzo al levantarse.

Compatibilidad con el Colchón: Es importante asegurarse de que el canapé sea compatible con el tipo de colchón que se va a utilizar. Algunos colchones requieren bases más firmes, mientras que otros necesitan superficies más flexibles.

Post relacionados

Síguenos en RRSS